Categorías
Criptomonedas

¿Qué son las criptomonedas?

Una criptomoneda es un medio de intercambio digital que utiliza una fuerte criptografía para asegurar transacciones financieras, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos.

¿Por qué Bitcoin fue una tecnología tan revolucionaria? En gran parte se debe a que su diseño previene un problema llamado “double spending.”

Esto se refiere a la incidencia de que un individuo gaste el mismo activo más de una vez, creando efectivamente una disparidad entre el registro de gastos y la cantidad disponible para gastar. Por lo general, necesitamos confiar en alguien que actúe de intermediario (por ejemplo un banco) para controlar quién está gastando y quién cobrando.

En el pasado los activos digitales requerían que alguien verificara las transacciones, ya que no había forma de contabilizarlas tangiblemente. Con Bitcoin, cada transacción se agrega a un “bloque”, que luego se agrega al final de una cadena de bloques, la “blockchain”, y nadie puede alterar los bloques anteriores una vez que han sido confirmados. Esto se hace a través de una fuerte criptografía utilizando el algoritmo SHA-256.

Imaginate que tenes 1 BTC e intentas gastarlo dos veces en dos transacciones distintas. Podrías intentar hacer esto enviando el mismo BTC a dos direcciones de billetera bitcoin separadas. Ambas transacciones pasarán al grupo de transacciones no confirmadas. La primera transacción se aprobaría mediante el mecanismo de confirmación y luego se verificaría en el bloque posterior. Sin embargo, la segunda transacción sería reconocida como inválida por el proceso de confirmación y no sería verificada. Si ambas transacciones se extraen del grupo para confirmación simultáneamente, la transacción con el mayor número de confirmaciones se incluirá en la cadena de bloques, mientras que la otra se descartará.

¿Cómo se crea un Bitcoin? Como parte del proceso de confirmación de transacciones en la blockchain mediante el uso de un mecanismo de consenso conocido como proof-of-work (PoW), hay personas denominadas miners que utilizan computadoras dedicadas a resolver acertijos criptográficos con el fin de agregar un nuevo bloque a la cadena de bloques. Para recompensar a los mineros por su contribución a mantener la red segura, nuevos bitcoins son creados para retribuirles con cada bloque agregado.

Dado que se debe gastar activos del mundo real, como electricidad, para confirmar bloques, hay un costo incurrido antes de que se puedan recibir las recompensas. La prueba de trabajo hace que sea extremadamente difícil alterar cualquier aspecto de la cadena de bloques, ya que dicha modificación requeriría volver a minar todos los bloques posteriores. También dificulta que un usuario o grupo de usuarios realice intenciones malintencionadas o monopolice la potencia informática de la red, ya que la maquinaria y la potencia necesarias para completar las funciones hash son caras.